G|C

Charla sobre Cuidado y Tratamiento Cardiovascular ante la ola de calor


En el salón auditorio del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (SENACSA), se realizó una charla sobre el “Cuidado y Tratamiento Cardiovascular ante la ola de calor”, a cargo del Dr. José Ortellado, director general del Instituto de Prevención Cardiovascular del ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

Durante la charla, el médico enfatizó sobre la importancia de la actividad física, buena hidratación y la alimentación adecuada para evitar enfermedades cardiovasculares. Además explicó que un accidente cerebrovascular (ACV), sucede cuando un vaso sanguíneo que lleva la sangre al cerebro se rompe o es taponado por coagulo u otra partícula. La consecuencia de esto es que las células del `rea del cerebro afectada no reciben oxígeno, por lo que no pueden funcionar, y mueren transcurridos unos minutos.

Los factores de riesgos son la hipertensión arterial, tabaquismo, sedentarismo, diabetes, abuso de alcohol, obesidad, entre otros.

Los síntomas consisten en la aparición súbita, generalmente unilateral, de entumecimiento en la cara, piernas o brazos, confusión, dificultad para hablar o comprender lo que se dice, problemas visuales en uno o ambos ojos, dificultad para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación, dolor de cabeza intenso de causa desconocida y debilidad o pérdida de conciencia.

Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 17.5 millones de personas murieron en el año 2012 de infarto de miocardio o de accidente vascular cerebral (AVC). Al contrario de lo que se suele creer, más de 3 de cada 4 de estas muertes se registraron en países de bajos y medianos ingresos, y afectaron por igual a ambos sexos.

El aspecto positivo es que el 80% de los infartos de miocardio y de los AVC prematuros son prevenibles. La dieta sana, la actividad física regular y el abandono del consumo de tabaco son fundamentales. Verificar y controlar los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares e infartos de miocardio, como la hipertensión, niveles elevados de colesterol y niveles elevados de azúcar o diabetes, también es muy importante.